sábado, febrero 23, 2013

Elegir






Elegir,

olvidando lo que fuimos,

tuvimos o perdimos.

Recomenzar desde la nada,

desde un latido de vida

primigenio, virginal.

Sin redes,

sin seguridades- son aparentes-

sin recuerdos, sin sueños,

sin presencias.

Solos frente al desafío de un nuevo

itinerario que nos indique

qué debemos cambiar

para que la lágrima por siglos

suspendida en el callado mar de los secretos

se esfume

y nos devuelva la paz.



Elegir con valentía

para hacer realidad nuestra misión

en esta vida.

Si es amar sin el eco de las correspondencias, que así sea.

Si es navegar enfrentando las tormentas

de una soledad sin brisas de caricias, que así sea.

Si es volar como una cometa que dejó el nido

para madurar, proseguir el vuelo

sin apegos.


Porque elegir ser,

más allá de toda comodidad,

más allá de todo lo añorado,

de lo amado- con júbilo o espinas-

nos hace libres, desde la coherencia.

Un génesis que revitaliza,
desde un sentir que la palabra ahora
carece de brillos y sonidos.

Como la misma nada,
como la misma amnesia
que ha borrado todo el pasado
y es paloma sin alas y sin  cielo.



5 comentarios:

Pedro Manuel Cepedal Flores dijo...

Ee nuevo comienzo es un sueño utópico pero realmente creo que es imposible desapegarse de todo para empezar de nuevo, es un sueño que se va difuminando con los años y, cuando te quieres dar cuenta, ya has echado raíces que son definitivas.

Un evocador poema, me ha gustado mucho.

Carmela Viñas dijo...

Cuando no hay nada que perder, el camino nuevo es liberador. Nos aferramos a lo que fuimos pero perdemos la visión de mudar la piel,las escamas del ser.Avanzar sin memoria es imposible, sí,pero retener el pasado es sufrir.

Gracias por tu valiosa huella en estos simples versos, Pedro.

la gaviota dijo...

De nuevo te encuentro en tus letras tan sublimee, me asombro y gozo... tan lejanas y tan cercanas,. Tan diferentes y tan similares pueden ser hoynnuestras miradas..
Te quiero y abrazo con el alma..
Tu hermana del mar
Kitty

la gaviota dijo...

De nuevo te encuentro en tus letras tan sublimee, me asombro y gozo... tan lejanas y tan cercanas,. Tan diferentes y tan similares pueden ser hoynnuestras miradas..
Te quiero y abrazo con el alma..
Tu hermana del mar
La gaviota

Carmela Viñas dijo...

Gracias mi hermosa hermana!
Mi alegría es inmensa a tenerte también aquí, junto a mis escritos del alma. Porque tu vuelo de gaviota está en mi corazón por siempre!
Muda la mirada con las experiencias diferentes y a la vez, como bien dices, se acercan en lo primordial, en las esencias.
Besos. Te quiero mucho, Kitty!