domingo, septiembre 23, 2012

Brote de estrella




Abonaré la tierra del desapego
consciente en el saber
que desde la renuncia madura
 del todo, sin fatalidad,
el árbol de mi astro dará sus frutos.

Y pondré animada en su útero
mi pequeña y diminuta
semilla de luz.

No importa si pasan lustros,
-es parte del camino-
hasta ver el brote de mi estrella.

Me haré mejor labriega
de mi propia alma- terruño.
Y el humus de todos los aciertos,
extravíos, locuras de amor
e íntimos versos, darán vigor
a este embrión luminario.

El triunfo de esta cosecha, si me
lo permite la bóveda del cielo,
será un sólido resplandor.

Mi única posesión  y  pertenencia.




4 comentarios:

Duende Verde dijo...

Siembras bonito, y segurísimo que recogeras bonito mi niña!!
Es como navegar en un mar de rosas leerte, perfumas el corazón con tanta belleza!!
Besos!!!

Carmela Viñas dijo...

Gracias por tus huellas en esta arena poética que ambos compartimos, César!
Tus poesías son también muy bellas!
Si la empatía entre poeta y lector surge, algo de la palabra en la construcción tan humana por elevarla, permanece.
Son gemas al alma tus comentarios, para seguir en el camino de labrar el verbo.
Besos.

Jerónimo dijo...

Hola Filan.
Acabo de enterarme en Mono que tienes un blog y he venido corriendo...más vale tarde que nunca.

El poema,luminoso.
Seguro que esa semilla de luz dará sus frutos.

Volveré por aquí.
Siempre es un placer encontrar buenos poetas y bellos versos.

Un abrazo.

Carmela Viñas dijo...

Qué gran alegría verte en mi blog, Jerónimo!
Hermosas tus palabras, gracias!
También haré un tour por los blogs de los poetas amigos, entre ellos, tú.
Los comentarios de poetas a nuestros versos son ráfagas de motivación, puesto que todos estamos en la misma línea de hallar el nous de la expresión.
Otro abrazo!