domingo, septiembre 13, 2015

Destinos


Estaba en el mar,
en la ondulación de dos almas
similares.

Estaba en el aire,
el beso en forma de brisa
suave.

Estaba en la flor,
fragancia perdurable,
a pesar de los siglos.

Estaba en el silencio
de una plegaria,
en el rocío
y el amanecer.
Luz y verdad.

Estaba en el infinito,
en el aquí y el ahora
para ser descubierto.

El amor que es:
mar, aire,flor;
silencio
e infinito.

El amor como voz
de las aguas,
uniendo dos destinos.


2 comentarios:

Carlos Alberto rocha garcia dijo...

se oyen suaves murmullos
cual canto de sirenas
se oyen trinos de pajarillos,
es el amor que se estrena
en su canto de las mañanas,
se siente ya su brillo
su presencia todo engalana

Magnifico poema, un enorme abrazo

Carmela Viñas dijo...

Gracias por el regalo de tu inspiración. Carlos Alberto Rocha García! Hermosos versos.
Abrazos.