sábado, marzo 16, 2013

Soy tu niño interior


 Dedicada a mis hijos


Con mis manitos de pan y de arcoiris
quiero acariciar tu corazón.
Y que también cubras de ternura el mío
que de temblores padecen mis latidos
ante un mundo
con un rostro de pavor.

Con mis ojitos de calandria
y mis ganas de vivir
yo quiero
que nunca te alejes de mí,
porque las noches son oscuras
sin la nana del amor para mis sueños.

No creceré, dicen los astros
porque estaré en tu interior.
Entonces tú-mi hermano amado y mayor-
sé mi guía y mi timón
que yo seré para ti el recordatorio
de un reino de ilusión que no perdiste,
que vive y se proyecta en mi inocencia.
¡Mírame, aquí estoy!


Espejos somos de pureza:
la tuya cuando amas sin rencor,
cuando crees que el beso es poesía y es canción.
La mía inalterada, sin disfraces,
en mi niñez de nube y sol.

Búscame en el agua saltarina
y yo vendré cual delfín
a llevarte de la mano hacia el Amor.


 


2 comentarios:

Jerónimo dijo...

Un bello poema Carmela.
Nunca debemos olvidarnos del niño que fuimos,sería como traicionarnos a nosotros mismos a la vez que dejaríamos atrás nuestra más bella esencia.

Abrazos.

Carmela Viñas dijo...

Gracias por tus pasos en mis versos, Jerónimo!
Siempre valdrá la pena no alejarnos de nuestro niño interior porque es muy sabio!
Abrazos.