lunes, diciembre 31, 2012

Donde rezan las luciérnagas...


¡Oh, dulce amor,¿ qué tendrán los ríos que en el trazado de sus venas traen a mi memoria un tiempo de afluentes, compartido?

¿Qué tendrá la alondra que en su plácido canto, alberga primaveras prodigiosas donde soñé y viví el adormecerme en tu regazo?

Quizás sea una coincidencia de caminos, o un largo camino de despedidas y de encuentros. Eternos sobresaltos de amor en cada partida hacia otra vida, pero regresamos por magia de los astros, del mar que ata con ardor nuestras orillas.

Tu ímpetu y el mío se tornan lumbre en los caminos aparentemente solitarios. Es anhelo, es constancia el esperarnos en cada siglo y reconocernos en el último beso apasionado que dejamos.

¡Oh, dulce amor que abarcas todos mis espacios! Y te siento en el aire de la noche donde rezan junto a nosotros, las luciérnagas.

Y te escribo en el silencio desvelado, en lunas brillantes y sombrías, porque mi sed por encontrarte es el verso amado que te guía.




4 comentarios:

Jerónimo dijo...

¡Qué belleza de prosa Carmela!
Esa búsqueda incesante del amor sublime llena todo el texto de una dulzura serena pero intensa.
Es un placer siempre leerte,amiga.

Te dejo un abrazo y mis mejores deseos para el nuevo año.

Anónimo dijo...

Dulce amor trazado. En él las alondras de otros reinos elevan vuelohacia las formas.
Son de sonidos impetuosos, vaya magia donde el aire llleno sigue acupando orillas para en la soledad describir necesidades de bujías claras, esas que en la desnudez sincera ocupan esos espacios de luciérnagas aéreas.
Felicidades a esta prosa esencial. Carlos

Carmela Viñas dijo...

Muchas gracias, amigo Jerónimo!
Brotó del alma el verbo en vuelo de luciérnaga a la orilla de un beso inmaculado. Y las musas esta vez, ayudaron.
Mis abrazos y feliz camino en cada día de este nuevo año.

Carmela Viñas dijo...

Muchas gracias por tus palabras, Carlos! Diré siempre que tus comentarios son poemas en sí mismos por el despliegue de tan bellas imágenes.
Feliz 2013! en cada senda que comiences.
Mis abrazos.