martes, noviembre 13, 2012

Libres...!

¡Oh, ese navegar en libertad por las delicias del amar,
siendo dueños de nuestros más permeables sueños!

Apoderarse sutilmente
del sonido azul,
en la contemplación más ávida
de todos los silencios.

Ser ángeles
tal vez, en la alta filantropía,
sólo una vez. Pero al fin ángeles.
Mares que en su infinitud
cubren de amor en ondas puras,
los espacios del humano dolor
y lo redimen.

Ser brisa
en la caricia que disuelve la soledad.
Ser voz
en la clara nota que sana las heridas.
Ser verbo,
en la rima que desnuda un sentimiento.

Libres,
para hacer de la libertad
más comprometida
con el ser, el amor y la palabra,
un estandarte.

4 comentarios:

Jerónimo dijo...

Ser todo eso y más para alcanzar la libertad.Hay belleza en estos versos.

Al leer de nuevo el poema casi me voy porque pensé que ya lo había comentado.Y es cierto,pero fue en Monosílabo.No obstante,se merece una segunda lectura...

Abrazos Carmela.

Carmela Viñas dijo...

Gracias por dejar tu impronta también aquí en este poema a la libertad del ser, Jerónimo!

Libres de las ataduras del pasado, libres de un melancolía que apaga el alma, libres para construir un mundo nuevo, desde el amor más puro que podemos dar como lo brinda el alba.
Abrazos.

Eratalia dijo...

Hola, preciosa Carmela. Yo también te había dejado ya patente que me parecía un poema precioso, pero no me empacha el repetírtelo.
Abrazos.

Carmela Viñas dijo...

Mil gracias mi querida Eratalia por venir a este espacio y reiterar tu apreciación del poema!
He intentado varias veces dejar huella en tu blog pero no hay manera de que me deje el sistema. Seguirá intentándolo.
Besos.