miércoles, noviembre 21, 2012

Himno naciente




Sol reclinado en los vitrales
de un vaporoso castillo
de sueños.
¡Bermejo trazado
de ternuras ensambladas!

Callejuelas recorridas
con cascabel de duende en las miradas.

Semidioses intuidos por la canción
de girasoles,
en los labios del camino.

Tu aliento y el mío
-fundidos-
vencedores de distancias.


2 comentarios:

Jerónimo dijo...

Una estampa de gran colorido con un final de película.

Abrazos Carmela.

Carmela Viñas dijo...

Muy amable por tus lecturas a mis versos, Jerónimo.
Recuerdo campos de girasoles en esos caminos...!
Abrazos.