sábado, octubre 14, 2006

Otoño perpetuo





Jardín mío,
escondido
tímidamente,
en el follaje de un suspiro.

Violines.
Acordes sublimes,
emociones tangibles
que a mis ojos de ámbar,
germinan llovizna.

Azahares.
Nieve y espuma
perfumando la luna.

Hojas,
                                                                 violín,
                                                                  azahar.

                                                             Otoño perpetuo
                                                                          de un versar silencioso
                                                               en el oculto mar.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

estoy viendo tu blog y te doy mi mas sincera felicitacion.

tu poesia si cabe es mas excelsa, tu forma de sentir pausada y profunda, plasmada con exquisita dulzura.

un saludo
sergio

Carmela Viñas dijo...

Muchas gracias Sergio por tu comentario. Intento acercarme a la voz que me surruran las musas y ser fiel a su aporte de inspiración.Poesía es canto, vida, memoria, compromiso con la Palabra, inmortalidad...
Saludos
Carmela

Pável dijo...

Este poema es uno de los mejores que he leído de vos. Una dicha leerlo.

Carmela Viñas dijo...

Es muy grato ver que amigos poetas opinen positivamente sobre algún poema, porque anima a seguir...Gracias Pável por pasarte.
Saludos.
Carmela